Resolución sobre titulizaciones conseguida por la abogada Beatriz Duro Álvarez del Valle

Inicio / blog / Artículos / Resolución sobre titulizaciones conseguida por la abogada Beatriz Duro Álvarez del Valle
Resolución sobre titulizaciones conseguida por la abogada Beatriz Duro Álvarez del Valle
El banco no podrá reclamar la deuda, ni desahuciar al deudor hipotecario por no ser el titular del crédito.

Durante la burbuja inmobiliaria las entidades financieras abusaron de una espeluznante práctica especulativa. Éstas, conscientes de que estaban concediendo hipotecas basura – sabían que muchas se tornarían impagables necesitaban liquidez con urgencia para seguir concediendo créditos sin criterio alguno.
Para conseguir esa liquidez, comercializaron las hipotecas en forma de bonos a través de mercados secundarios, engañando también a quienes invertían en la compra de estos títulos, pues difícilmente obtendrían ganancia dada la baja rentabilidad y alto riesgo de las hipotecas basura.
La gota que colma el vaso viene cuando, tras el impago de la “letra”, la entidad financiera inicia una ejecución hipotecaria para reclamar el importe de la deuda y adjudicarse la vivienda, pese a no ser titular de derecho alguno sobre esas hipotecas porque las vendió.
Esta estafa a dos bandas, donde sólo gana la banca, ha sido puesta de manifiesto por nuestra compañera Beatriz en un procedimiento de ejecución hipotecaria ante el Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Collado Villalba. Así, el Juzgado ha decretado el archivo del procedimiento alegando que “la titularidad del crédito es la que determina la facultad de llevar el proceso (…) y la cesión completa del crédito hipotecario determina que el cesionario ocupa el lugar que ocupaba antes el cedente“.
Por lo tanto, el prestamista (en este caso CREDIFIMO) no puede reclamar nada al deudor hipotecario.
Esto es una gran victoria contra la especulación financiera porque corta las alas a la inagotable ambición de la Banca por exprimir hasta el último céntimo a la ciudadanía, a la que ha sometido a la grave crisis económica de la que aún 8 años después nos resentimos.

Enlace a la sentencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Utilizamos cookies propias y de terceros.
  • Aceptar
  • rechazar
  • Puede obtener más información
  • aqui