¿Qué es un PIAS (Plan Individual de Ahorro Sistemático)? ¿Es tan ventajoso cómo parece?

Inicio / blog / Artículos / ¿Qué es un PIAS (Plan Individual de Ahorro Sistemático)? ¿Es tan ventajoso cómo parece?
¿Qué es un PIAS (Plan Individual de Ahorro Sistemático)? ¿Es tan ventajoso cómo parece?

Desde DUROA ya hemos presentado la primera de las demandas ante lo que consideramos un producto poco transparente y nada rentable: hablamos de los PIAS.

Es probable que últimamente no oigas hablar de los planes de pensiones privados que hace unos años anunciaban los bancos y aseguradoras y sí hayas escuchado, o incluso te ofrezcan, un PIAS como el complemento económico perfecto a la pensión que algún día (no) tendrás.

Basta con buscar en Google la palabra “pias” y los primeros resultados que encuentras son de VidaCaixa (perteneciente a Caixabank), de Coinc (perteneciente a Bankinter) y de blogs patrocinados por mediadoras de seguros (Finect, Preahorro…). Nosotros hemos podido conocer el PIAS comercializado por LIBERTY SEGUROS a través de la mediadora OVB ALLFINANZ.

El PIAS no tiene especiales ventajas fiscales (no tributas los rendimientos hasta que no los percibes y puedes disponer de ellos) más allá de que se le otorga el tratamiento de un seguro, cuando en realidad se trata de un producto financiero complejo.

El mismo se configura como una inversión sostenida en el tiempo en cartera combinada que gestiona la aseguradora. El inversor abona una cuota mensual durante un largo período de tiempo (se proyectan planes a 20, 30 y hasta 40 años) con el objetivo de rescatarlo una vez finalizada su duración.

La aseguradora emplea ese dinero (y el del resto de PIAS) en invertirlo en fondos de alto riesgo, esperando (o más bien, anunciando) una rentabilidad que es prácticamente imposible de lograr.

El PIAS de Liberty Seguros, en sus folletos comerciales y en la simulación “personalizada” para el contrato que hemos analizado, dibuja escenarios de rentabilidad del 7%, mientras que la rentabilidad histórica demostrada hasta ahora por este producto es del 2,89% en la cartera de mayor volatilidad…

Si bien esta rentabilidad histórica hoy podría parecer interesante, dados los tipos del 0% o incluso negativos en depósitos bancarios, conviene tener en cuenta que se obtendría con la inversión en la cartera más arriesgada. Y nos preguntamos si realmente una cartera de alto riesgo es compatible con un producto que comercialmente se presenta como conservador (recordemos que se “vende” como complemento a la pensión).

Otro de los puntos a tener en cuenta es el de los gastos y comisiones aparejados al producto, pues la aseguradora percibe “honorarios” tras cada aportación al mismo, así como por mantenimiento anual.

En el de la demanda que acabamos de presentar, los gastos eran tan elevados que ni en el mejor de los escenarios podría ser rentable el producto y, por supuesto, el comercial de OVB Allfinanz que llevó a cabo la contratación no explicó en ningún momento todos estos gastos asociados.

En este caso, durante los 4 años que nuestro cliente tuvo el PIAS, Liberty Seguros le cobró gastos y comisiones por un valor de casi 4.000 euros, mientras que él había aportado unos 5.000. ¿Dónde está la rentabilidad, si la absorbe totalmente la comisión asociada al producto?

En nuestra opinión, se trata de un producto financiero complejo, de alto riesgo y del que hay que estudiar detenidamente sus condiciones generales antes de contratarlo, pues ni la rentabilidad será probablemente la esperada, ni las comisiones cobradas por la aseguradora serán bajas. Y como producto complejo, la entidad queda obligada a informar debidamente a quien adquiere este producto, indicándole los riesgos asociados y realizando simulaciones de escenarios.

Ante cualquier duda, puedes consultarnos en abogados@duroa.es y en el 912 777 553. Como nos gusta fomentar la abogacía preventiva, preferimos que nos consultes antes de firmar, que después; pero si ya lo hiciste y te sientes engañado por un PIAS, puedes contar con nosotr@s para recuperar tu dinero.

 

Azael Babiano Rodríguez

Abogado y Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *