Ganamos demanda interpuesta por TTI Finance frente a consumidora

Inicio / blog / Ganamos demanda interpuesta por TTI Finance frente a consumidora
Ganamos demanda interpuesta por TTI Finance frente a consumidora

La avaricia rompe el saco, y no por comprar enormes carteras a precio de saldo se pueden reclamar individualmente los créditos que la componen sin justificar el origen y la cuantía de la reclamación. La carga de la prueba recae en la demandante.

Nuestra clienta había formalizado un contrato de tarjeta de crédito con la entidad MBNA en 2003. A causa de las diversas cesiones llevadas a cabo por las distintas entidades, resultaba acreedora del crédito TTI Finance (lo que se conoce como un fondo buitre), parte actora en este procedimiento.

La entidad interpuso demanda contra nuestra clienta por la que le reclamaba, además de los intereses y costas, la suma de 10.679,51 euros provenientes, compuesta -según la parte actora- por los siguientes conceptos: 8.963,18 euros de principal, 1.566,33 euros de intereses ordinarios, y 150 euros por gastos y comisiones.

No obstante, no aportaban ningún documento que acreditase de dónde procedían las cantidades que reclamaban, ni tampoco nada que permitiese saber la cantidad que ya había sido desembolsada durante la vida del crédito.

Así, en nuestra contestación a la demanda alegamos, entre otras cuestiones: la insuficiente documentación del crédito presentado por la acreedora que no permitía conocer cómo se verificaron los cálculos para llegar a determinar las cantidades reclamadas, fundamentándose la demanda únicamente en un certificado emitido unilateralmente por la actora; asimismo, alegamos la nulidad por abusivas y falta de transparencia de las cláusulas que establecían el interés remuneratorio (16,90%) con referencia a la Ley de Represión de la Usura, las comisiones por reclamación de posiciones deudoras, el pacto de anatocismo y de la cláusula que facultaba a la actora para modificar unilateralmente el contrato; opusimos además el incumplimiento contractual de la actora y la no contratación del seguro por parte de nuestra clienta, que sin embargo fue cobrado; y finalmente, interesamos la compensación ya que se habían abonado más cantidades de las que ahora estaban siendo reclamadas.

Tras haber requerido en dos ocasiones a TTI Finance para que aportase la documentación precisa que permitiese determinar las cantidades y probar cómo y por qué se habían generado, y hacer ésta caso omiso al requerimiento, evidenciando así su mala fe, el Juez dicta lo siguiente: “Planteado así el litigio es evidente que incumbe a la actora acreditar los hechos constitutivos de su pretensión, y en particular que las cantidades que se reclaman y que han sido más arriba mencionadas traen causa del contrato de tarjeta de crédito al que hace referencia la demanda. Sin embargo, tras la práctica de la prueba no es posible aseverar de dónde sale la cifra de 150 euros reclamada en concepto de comisiones, ni se sabe de qué comisiones se trata, ni cuantas comisiones se reclaman ni el importe unitario de éstas en caso de ser varias. Y esto mismo sucede con los intereses ordinarios reclamados, pues no es posible saber qué tipo de interés se ha aplicado, a qué concreta cuantía y durante qué período, por lo que resulta imposible el control judicial del cálculo realizado. Finalmente, la prueba practicada tampoco permite saber de qué modo se ha llegado a establecer la cifra de 8.963,18 euros como cuantía exacta debida en concepto de principal, pues entre otras cosas no se ha podido determinar si en dicha cantidad se incluyen intereses capitalizados como consecuencia del pacto de anatocismo, y en caso afirmativo de qué intereses se trata“.

Los fondos buitre se dedican a comprar deuda de todo tipo a precio de saldo. En este caso, se trata de una cartera de millones de euros en tarjetas de crédito impagadas, en la mayoría de los casos por las condiciones leoninas de sus contratos.

El fondo no puede limitarse a reclamar la cantidad que según la entidad emisora se debía, sino que al asumir su condición de acreedor, tiene la obligación de acreditar cada céntimo que reclama. La imprudencia de reclamar sin prueba probablemente le suponga un negocio muy lucrativo frente a toda la gente que, casi siempre por falta de información, no se defiende ante los órganos judiciales. Sin embargo, una buena defensa impedirá que a estas empresas les siga resultando rentable el negocio de la deuda.

Así, el Juez no considera acreditada la cantidad reclamada por TTI y, dándonos la razón, desestima la demanda con condena en costas a la parte actora, y absolviendo de pago alguno a nuestra clienta.

¡Sin duda, un éxito absoluto!

Si quieres conocer a fondo la sentencia, puedes acceder a ella pulsando aquí.

4 thoughts on “Ganamos demanda interpuesta por TTI Finance frente a consumidora

  1. Enhorabuena. Yo he conseguido lo mismo ante el Juzgado 42 de Barcelona. Ahora tras tasar las costas he interpuesto demanda de ejecución contra ellos interesando el embargo de sus cuentas, hasta el momento resultado negativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Utilizamos cookies propias y de terceros.
  • Aceptar
  • rechazar
  • Puede obtener más información
  • aqui